El gatillazo…

el-semen-altera-el-cerebro-de-las-hembras_reference

Ella acababa de descubrir que yo era un cincuentón, vieja gloria, y deprimido… La naturalidad de nuestro acercamiento, había contribuido a superar los muchos miedos que últimamente me acosaban cuando llegaba el momento… Era guapa de cara, con un cuerpo algo orondo y como postizo, que no le hacía justicia en absoluto… Tenía una extraña belleza frágil, pálida de piel, pero morena azabachada de crines…

warum-sie-seine-hoden-beim-blowjob-lecken-sollten_opengraph

Calmé mis nervios, cerré los ojos, y me serené respirando hondo; y me concentré solo en sentir, y en escuchar…

La sentí recorrerme, completamente, con esa humedad bucal y cavernosa con la que subía y bajaba, lenta y minuciosamente, a lo largo de ése mi músculo que se inflamaba cada vez más con su cabecear cadencioso y lubricado… Se paraba, de cuando en cuando, juguetona y cachonda, lujuriosa; y así, se henchían todavía más mi tensión y mis impulsos, al dejar al albur de su lengua y del mordisco pícaro de sus dientes, ese juego húmedo en el que estábamos…

Sentía también a mis dedos, seguidos de mis manos, recorriendo excitados aquella carne temblorosa, que pedía ser recorrida, sobada y exprimida…

Y así, palpando, llegué al bosque de su seno que se abrió a mi paso sin ambages, encharcando agradecido mi mano y mi lujuria; aquélla devolvía el placer recibido al frotar sinuosamente con los dedos, la lámpara maravillosa de esa vulva incandescente, que estaba como a la espera, chorreante…

bar7

Con un gemido entrecortado y un gesto satisfecho, me propuso un cambio en nuestro juego; pícara y lentamente se puso de rodillas, y comenzó a libar de nuevo mi bálano antes de abrazarlo, avariciosa, contra el centro de su pecho…

Inició así un subibaja lúbrico y acompasado, que estiraba mi piel casi hasta el dolor, haciendo tensar de gusto el límite de esa punta de mis carnes… El ritmo implacable de aquel dulce castigo, obligaba a aullar a mi garganta y a temblar a mis caderas, rendidas a ese refregarse acompasado y frenético de sus senos deslizantes, contra los que me deshacía en jirones de gozos y carne…

Justo antes de explotar, sobreexcitado, me arranqué del abrazo voluptuoso de esas avariciosas ubres mojadas; necesitaba darme algo de respiro, o iba a reventar…

corradini (3)red

Empujándola sin remilgos, acosté aquel cuerpo desnudo y rotundo tomándolo a mi entera merced, recorriendo sus rincones de alto en bajo con la saliva de mi lascivia desbocada….

Lamiendo, me acerqué lento y malicioso a sus ingles, hasta que, bruscamente, penetré su embocadura apretando mi cara contra aquellas entrañas; mi lengua se estiraba pretenciosa para hurgar a fondo, aquellos caldosos adentros que se rendían temblorosos a mis manejos…

Cegado por la lívido continué chupando, saboreando, oliendo y mordiendo aquella ambrosía viva y viscosa, que con ese sabor metálico, carnoso y crudo, enervaba mi endurecido deseo hasta el dolor ansioso…

Fue en ese momento cuando, suplicante y en un puro temblor, dijo aquello de “yo también quiero…”

posizione-69-carte

En ese momento, poseído por una fiebre de lujuria encabritada, gruñendo de gusto y encendido por el deseo, giré mi cuerpo ciento ochenta grados sin apartar mi cara de su sexo y mi faena, hasta que, sin pedir permiso y a horcajadas, exasperado clavé de nuevo mi hombría en su cara…

Y nos hundimos desatados en ese abrazo invertido, que deja al albedrío silencioso de la boca, el resto de los regocijos del cuerpo…

4_61

Empecé a escuchar… Los líquidos, babosos, borbolleaban al lubricar el recorrido carnoso de dientes, lenguas, dedos y labios. Los sonidos guturales que el gusto nos arrancaba, se mezclaban con el susurrar de las sábanas rozando; rozándose entre ellas y nosotros… Se oían nuestros jadeos, entrecortados por pequeños brincos de placer, que provocaban estallidos de puro goce en cada mordisco, en cada pellizco…

Se oía su lamento agradecido; su gruñido satisfecho; se oía su exigencia de más, de más adentro, de una vez más…

Por segunda vez el temblor convulsivo de sus carnes, reveló la generosidad de esos orgasmos mojados con saliva… Mientras, yo, una vez más contenía apurado la erupción de mis adentros a la espera de ese momento, en que ensartaríamos nuestros anhelos ardiendo por el deseo…

Y llegó ese momento…

Y se oía su respiración agitada al buscar insaciable, jadeante, suplicante e imperativa, la forma de penetrar con la horma de mi hierro vivo, los vacíos en la entrepierna de sus carnes…

30

De momento vamos muy bien, que siga así…

Antonio Rodríguez Miravete

3 comentarios sobre “El gatillazo…

  1. bueno …me ha provocado mucha risa el relato y c reo que hoy no me voy a inspirar en versos sensuales porque la risa me lo impedirá… y me mato el… ” de momento vamos muy bien…que siga asi… jajja “pues que asi sea!!!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .