¡Viene el coronavirus ðŸ˜±!

Miedo a vivir…

El café sin cafeína; el lenguaje políticamente correcto; el creer que se puede comer sin engordar; la cerveza sin alcohol y la leche sin lactosa; también las hamburguesas vegetales, los teléfonos inteligentes o el sexo seguro, y por supuesto, el querer soplar y sorber a la vez, están cambiando el mundo…

El otro día cerraron una playa, no sé dónde, porque alguien encontró una medusa; una… Eso sí, francamente peligrosa; una carabela portuguesa según dijeron algunos listos… Una especie de medusa aquélla, casi imposible por nuestros mares porque es oriunda de nuestras antípodas; peeero, el miedo es como el culo, y cada uno tiene el suyo… Dos días tardaron, en volver a permitir el baño al rebaño… Menos mal…

¿Y las olas de calor…? Hasta hace algunos años yo no había asistido a ninguna; de niño nunca; se ve que en que en aquella época el sol estaría más lejos; o se sudaba menos; no sé… ¿Pero ahoraaa…? Toma, tres tazas; una ola de calor cada quince días durante tres meses. Pues eso…

Y la gente… que oye no sé qué coño del glúten y ¡Ostias! ¡Cuidado con el glúten! ¡Medio mundo celíaco…!

Coooño, que vemos un celíaco y parece como que mola; como que está de moda o bien el serlo, o el quedar como un histérico alimentario… Voy a quitarme eso del glúten no sea qué…. Igual adelgazo, o se me pone la piel fina; o el éso duro… O a lo mejor, me transformo en hermosa alevilla ligera, o en bella candelilla luminosa… Y es casi seguro que hasta logro ¿porqué no? alargar mi senilidad seis u ocho años más… ¡Cuaaanto tonto…!

¿Y la carne…? ¡Ni se te ocurra porque morirás…! O bien de pena por el bicho muerto, o bien de exceso de colesterol, o bien cuando te revienten las venas de tanto llevar cuidado con las arterias… La solución: el forraje. Oootra vez el rebaño.

¿Y la listeria…? ¡Que se han muerto tres o cuatro de eso joder…! ¿Y el coronavirus…? ¡Que la gente se muere coño…!

Siempre, siempre, y desde siempre, teníamos la obligación de de lavarnos las manos después de cagar… No sé a qué, tanta alarma y semejante histeria…

¿Y ahora qué hacemos con el rebaño…?

¿Qué hacemos ahora que hemos sembrado tanto miedo a vivir; eh… qué hacemos?

Y recordad:

POLÍTICOS NO, EXPERTOS SI…

Que no nos engañen 🤔Antonio Rodríguez Miravete. Juntaletras

4 comentarios sobre “¡Viene el coronavirus ðŸ˜±!

  1. ¿Que qué hacemos ahora?
    Pues lo que hemos hecho siempre, querido amigo.
    Lavarnos las manos antes de comer y después de cagar.
    Beber, cuando se tiene sed, agua de la fuente; ni embotellada ni del grifo, que viene cargada de muchas porquerías para que estemos sanitos.
    Tomar la cerveza con su alcohol, el pan con su gluten, la leche con su lactosa, el café con su cafeína, el té, negro, a ser posible de Ceylán, pero sin hacer ascos a ninguno de otra variedad.
    Hacer una higa cuando escucho a los gurús que nos quieren tanto y nos advierten de alertas de frio, de calor, de viento o de nieve.
    Y no hago lo que la prudencia aconseja no hacer, como autofotos (no me gustan las selfies, ésas para los británicos y anglicanizantes) en el borde de ningún lugar peligroso; bueno, tampoco cuando estoy sentado en un parque, que casi ni ma miro en el espejo, sólo cuando me afeito con cuchilla; tampoco hacerle fotos a la mar con fuerte galerna desde el borde mismo del acantilado.
    En fin, todo lo que la prudencia ha venido enseñándonos a lo largo todas las generaciones que nos han precedido, han sobrevivido sin sobresaltos y nos han enseñado a ello con su experiencia.
    Mi difunto padre prestaba servicio de correrías vestido de uniforme, con guerrera o sahariana abrochada hasta el último corchete, tocado de tricornio, von funda de tela y cogotera en verano, equipado con cartera de servicio con su recado de escribir, las esposas y bocadillo o fiambrera; correaje, mosquetón y su munición en las cartucheras; mochila con útiles de aseo, ropa interior, camisas y más comida cuando el servicio era de ocho, cuatro o dos días en lugar de ocho horas.
    Jamás llevó cantimplora, ni botijo, ni botellita mona de plástico, con biberón o chupete para succionar, ni siquiera de las otras; simplemente, no había; el agua embotellada, o el yogur, en envases de vidrio, por supuesto, sólo se podía adquirir en las boticas y no en todas. Y vivió hasta un mes antes de cumplir los ochenta, en que un maldito cáncer se lo llevó en dos años porque se había quedado desde entonces sin esposa a la que seguir cuidando, mi madre, que nos dejó a sus setenta años tras un severo ictus o ACV, que la tuvo postrada en cama de hospital durante más de dos meses; si hubiera tenido que seguir cuidándola, mi padre vence al cáncer, estoy seguro de ello.
    Y eso que aprendí, junto a otras muchas cosas, del actuar de mi padre, que procuro seguir como ejemplo de vida.
    Y a los gurús y agoreros…
    Keledén Forte 100.000 mg (si lo prefieren, por retambufa)

    Le gusta a 1 persona

  2. No hay alma sin cuerpo ni cuerpo sin alma. Por tanto, armonía y equilibrio entre ambos. Y después, equilibrio entre sujeto y medio ambiente, entre naturaleza y cultura. Entre lo heredado y lo adquirido, nuestra autonomía: pero la vida siempre es fluir, entrar y salir, dar y recibir,
    Lo contrario, genera problemas, obstáculos, caos, desorden, degeneración. En todo caso, vive y deja vivir, ama y deja amar, crea y deja crear, da y deja que te den…vida y amor, creación y construcción. Lo contrario es la nada, la inutilidad, pues entropía. Mejor, pan y vino y unas buenas botas para el camino… Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .