PECADOS CAPITALES

PECADO:

“Cosa que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido”

Hablar de pecados en un mundo como en el que hoy vivimos, para algunos puede parecer una filfa ya superada, o una estupidez per se… Pero los remordimientos y la conciencia, las tradiciones y el tiempo, casi siempre tienen razón… Y querámoslo o no, han sido siempre verdad aquellos siete pecados nuestros, los capitales; pero porque han existido siempre; y porque sí, son pecado…

Y son capitales debido al hecho indiscutible, de que todo ser humano que habita esta Tierra, por virtuoso que sea, seguro, que a lo largo de su vida ha cometido alguno de ellos… Y seguro, que no sólo uno y no una sola vez… Yo, por ejemplo, soy esclavo de varios de esos pecados; de unos más que de otros… Lo soy en especial de la pereza, y cómo no, de la soberbia…

“Y de esos siete pecados innegables, mi favorito es la soberbia…”

La ira, la gula y la lujuria, son pecados como más primarios porque tienen que ver con la satisfacción de instintos… La envidia, la pereza y la avaricia, son en cambio pecados más evolucionados, más reflexivos, porque afectan a nuestra relación con las cosas que deseamos, o que nos creemos con derecho a poseer…

Un gorila o un león pueden, sin duda, experimentar la ira al luchar a muerte por su territorio y su harem; sentir la gula al devorar ensangrentado y hambriento a su presa; retorcerse de envidia al ver copular a su vecino; abandonarse a la pereza una vez ahítos sus instintos; sucumbir a la lujuria dando rienda suelta a su celo salvaje; o consumirse de avaricia al pretender acaparar cosas, o poder, sobre sus semejantes…

Pero la limitación de sus instintivas y cortas entendederas de bestia salvaje, no le alcanzarán, ni al gorila ni al león, para sentir nada parecido a la soberbia… Pero porque éste sí es un pecado en el fondo, una culpa… Y requiere, de un intelecto complejo y consciente que pueda asimilar, la percepción personal de un propio ser, racional…

“Pienso, luego existo…”

Por ello, es sin duda la soberbia el pecado que más nos define como humanos; el que mejor nos perfila así, justo como somos de simples, de miedosos y de gilipollas… Verdaderos majaderos insignificantes creyéndonos alguien. Simples hormigas a escala universal, erigiéndonos en el centro de no sé qué mundo… Soberbia en estado puro, induciéndonos a pensar que somos alguien en medio del caos que nos rodea… Imprescindibles nos creemos para que ésto gire; cuando ésto ya giraba mucho antes de que llegásemos.

Si alguna vez perdiste algo muy muy valioso, seguro que sentiste ira ante esa merma, además de avaricia y envidia porque otro se lo encontrara… Pero en realidad, lo que más te jodió fue la soberbia al experimentar tu detrimento… Porque la soberbia detesta la pérdida.

Y si alguna vez, quizás por ira autodestructiva o por lujuria bulímica, vomitaste después de un atracón de gula; que sepas que fue la soberbia, para no ver tu imagen frente a los espejos, el sentimiento que te indujo a provocar la arcada… Es la soberbia la que no soporta tus inseguridades…

Y si tanto te gustaba y no te dejaste enternecer, por aquella puta en medio de la lujuria y la gula, fue porque tu soberbia ya sabía que te quedarías solo, en cuanto se te ablandara la polla o se te endureciera la cartera; y que ella, se iría de todos modos… Y porque esa misma soberbia, no te dejó reconocer la vergüenza de tu inefable soledad.

O aquella vez, que la avaricia te empujó a ganar con trampas… Fue la soberbia, la que te impidió reconocerlo ante el timado y así, salvarte…

Es la soberbia el pecado sin duda más humano, el más sutil y el más refinado. Es en el fondo una pulsión simia, homínida, instintiva y a la vez reflexiva, que nos compara con el resto de la manada; que nos pone en relación con el prójimo y frente a nosotros mismos; y que nos coloca en una escala, si como mejores o peores, dentro del clan al que pertenecemos… Y claro, siempre nos creemos mejores de lo que realmente somos… Imbéciles.

Antonio Rodríguez Miravete. Juntaletras.

.

5 comentarios sobre “PECADOS CAPITALES

  1. Es curioso Antonio que de la lista de los 7, has hecho hincapié en la soberbia, pero has pasado de puntillas por la envidia, nuestro gran pecado nacional. Por envidia se es capaz de hacer muchas cosas malas, de hacer mal a tu prójimo, que en el fondo es el peor pecado de todos.

    Le gusta a 1 persona

  2. confieso que en un inicio me reí…y mas aun cuando definiste “tu pecado” …jajja Pero al continuar la lectura encontré un relato sumamente interesante con el que coincido bastante.. Todos esos extremos sin dudas nos traen males mayores…la gula, la avaricia, la pereza, la envidia..etc…pero es verdad que la soberbia es un poquito mas sofisticado…diría “solapado” ( a veces) y que todos somos un poco ..mas …menos soberbios.. y que ese pecado no esta relacionado tampoco con una posición social, sino que esta “dentro”…de nosotros… Solo agregaría que a veces hay que temerle mas a algunas virtudes que literalmente terminan siendo defectos segun las circunstancias , por ejemplo, la tolerancia…por solo mencionar una.. Magistral reflexion la tuya. Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .