Archivo de la etiqueta: podemos

NO LE HABLES A LA TELE

— ¡Pero Nene…! ¿Qué haces hablando, qué digo hablando, discutiendo con la tele…? Tú no te ves, no te das cuenta, pero a veces te pones hecho un basilisco por no sé qué coño del Pedro Sánchez ése y del gobierno.

— Nena, tú no lo entiendes porque…

— Y tú eres tonto. ¿Cómo que no lo entiendo…? Yo, lo que no tomo son berrinches por lo que sale por la tele. ¿Mira a ver si el tonto eres tú…?

— ¡Coño Nena…!

— ¡Ni coño ni leches…! Mira a tu alrededor, a tu casa, a tus hijas y mírame a mí. Y anda y deja de dar follón preocupándote por las cosas de fuera, que se te agría el carácter.

— Perooo…

— Anda, y ven aquí, tooonto… 💕💞

¡Qué sabia es mi Señora…! 🤣😂

Antonio Rodríguez Miravete. Juntaletras.

revolución a la española

Ahora que asistimos a la debacle política de esta caterva revolucionaria que, arrogándose el 15M, pretendía asaltar impunemente y a nuestra costa los cielos del poder en nuestro país, no deberíamos hacer otra cosa que congratularnos; con verdadero alborozo…

Y gracias a esos mismos cielos deberíamos dar, si en nuestra sociedad por fin fueran asentándose, posándose, los hermosos mensajes, el justo espíritu, y las patrióticas intenciones, que en el 15M fueron casi motivo de una revolución… Hago notar, que también fue el 15M origen, de muchos de aquellos ‘asaltacielos’ ahora de capa caída…

El 2 de Mayo, Miguel Ángel Blanco, el 15M…

No… No nos gustan las revoluciones a los españoles… Pero aquella enrevesada situación política, hinchó los redaños de una mayoría, que estábamos ya hasta los mismísimos sitios…

Yo lo recuerdo porque, en sus inicios, hasta yo reclamé como mío el movimiento del 15M… No era posible no sumarse, al raro espectáculo, maravilloso, de ver españoles de acuerdo en algo…

Hora era de que asistiésemos, a una de esas rotundas manifestaciones del espíritu español; poderoso, cuando se manifiesta unido e impulsado por motivos justos, hermosos, o patrióticos…

Por desgracia, el “arranque de caballo y ‘pará’ de burra” que tan bien nos caracteriza a los españoles, además de nuestra secular falta de líderes decentes, hizo que poco a poco se fuera diluyendo nuestro común impulso; cansados, olvidamos el porqué de todo aquello…

Consentimos así que algunos, pescando en río revuelto, envolviesen el 15M con el celofán ideológico de su marca, y se erigiesen como faro y timón, de ese siniestro rumbo a babor que ellos siempre pregonan…

Un conjunto de arribistas, de adanistas y de sediciosos, elevaron sus puños y desempolvaron viejos eslóganes… Cual indecentes flautistas de Hammelín, embobaron a gente buena pero enrabietada; gente corta de cultura general, carente de Historia propia de la que enorgullecerse, y con valores morales tergiversados…

Gente abducida, lanzada a la carga y a la caza de cualquier prójimo disidente; gente armada con espadas forjadas con odios atávicos, y defendiéndose con escudos de ignorancias supinas…

Gente convertida en carne de cañón ideológico; simple munición politica…

Por todo ello, reclamo la herencia y la memoria del legado del 15M; y de aquella ‘revolución a la española’ indignada y exasperada, pero decente y justa… La reclamo para mí, y para todo aquél que crea de veras en esta Nación y que, en verdad, La ame…

¡¡ VIVA ESPAÑA…!!

Antonio Rodríguez Miravete

Cambiarlo todo.

No concibo los arrebatos de odio a España de los que hacen alarde estos políticos zurdos, ya no extremos sino radicales y excesivos… ¿Pues no que se atrevió a decir claramente la chica esta de la foto, que para que ellos nuevamente puedan medrar “hay que esperar a que se nos pase la fiebre rojigüalda, para que así dejemos de defender la unidad de España…”?

En esta frase miserable y emponzoñada tenéis, resumida, la estrategia de la extrema izquierda española…

Y al analizar esa estrategia con detenimiento, descubrimos las intenciones políticas más retrógradas y radicales, más tóxicas, esquizofrénicas y sectarias de todo el orbe. Ninguna otra nación se odia a sí misma con semejante inquina…

WhatsApp Image 2017-10-31 at 23.57.49

Afirmo esto en primer lugar, porque esta izquierda es connivente con otros regímenes de su misma cuerda, saqueadores de sus propios pueblos… Pero no los verás criticar con vena hinchada a ninguno de los sátrapas que gobiernan países como Cuba, Venezuela, Irán u otras satrapías, por el mero hecho de que son como ellos… Todo le vale a esta izquierda en su comunión comunista con el resto del mundo zurdo.

6eb28-tribilin-3

Ahora bien, los verás cual resorte saltar a morder la yugular, de cualquiera que alce una voz contra el aborto o contra la legislación de género; que defienda el cristianismo o que abogue por el perdón de todas nuestras muertes pasadas… Entre otras lindezas, son capaces de desenterrar muertos pero solo, por satisfacer su ansia acusadora y revanchista ya que no les interesa para nada la justicia, la Historia o el perdón...

En segundo lugar, hay otro aspecto no menor, que todavía hace más peligrosa la posibilidad de que puedan llegar a gobernar algún día España. Y este aspecto no es otro sino el de que a la izquierda de este país no les gusta su país, es más, lo odian tal como es… Odian la España que tienen, el país que les dejaron sus padres y sus abuelos...

Y por cómo actúan parece que odian no menos, a todos los que no compartimos su visión mesiánica y redentora… Detestan lo que tienen; quieren cambiarlo todo y ése es precisamente el peligro… Quieren anular completamente el estado actual de las cosas, para instaurar su obsesiva y compulsiva distopía roja…

Cuando quieres cambiarlo todo, significa que no te gusta nada; y eso es metafísicamente imposible; es una incongruencia intelectual fruto de un sectarismo feroz, de una superioridad moral pretenciosa y por ello falsa. O lo que es peor, ese anhelo cuasi fanático de cambiarlo todo es consecuencia de una paranoia adanista y demagoga, cuyo fin es la instauración de un sistema comunista a raja tabla, después de erradicar por completo cualquier tipo de pensamiento disidente o disconforme…

memoria2

Como no les gusta el Rey, toma, una república; como la historia nos ha confirmado que nos ha dado tan buenos resultados, pues nada, una república… Con un par.

Como no les gustan los toros pues a prohibir los toros, calificando ni más ni menos que de asesinos, a quienes llevan siglos haciendo de una tradición milenaria un arte simbólico, un patrimonio inmaterial hispano reconocible en el mundo entero… Te podrá gustar o no tauromaquia, pero negarle el mérito del valor, del sacrificio, de la metáfora trágica y vital que el festejo supone, es negar tus raíces y tu presente… Pues nada, a prohibir.

Como no les gusta la bandera, pues nada, la cambiamos por la tricolor republicana, que tiene el dudoso derecho que le dan sus escasos ocho años de vigencia frente a los varios siglos, de la muy digna rojigualda…

Para colmo, tanto esa bandera como la figura de Franco, constituyen para los españoles un imaginario infame en el recuerdo, de uno de los períodos más turbulentos de toda nuestra Historia; tan nefasto, que nos llevó ni más ni menos que a matarnos en una horrible guerra civil…

Una bandera la tricolor que comparada con la hermosa, cálida y reconocible rojigualda, es estéticamente horrible, oscura, sombría… Parece más, la banderola de una ínfima republiqueta suramericana o centroasiática, que la de la nación más antigua del mundo, y hoy la duodécima potencia económica del planeta… Pues nada, con otro par, a cambiar la bandera…

¡¡¡Viva la fiebre rojigüalda…!!!

Que no nos engañen

bandera de españa.resized

Antonio Rodríguez Miravete. Juntaletras

🤔

¿que porqué escribo…?

Es curioso, pero cuando la indignación hace hervir mi sangre, a mis meninges les da por escribir de forma casi compulsiva, vehemente, y hasta violenta a veces. Me provoca una sensación agobiante y extraña la indignación. Y al intentar en vano acercarme a describir sus efectos, solo se me ocurre decir, que se parecen un poco a esas borrosas sensaciones emocionales y físicas, que todos experimentamos antes del llanto; justo justo, antes de romper a llorar.

Percibes esa punzada difusa, amarga y cuasi dolorosa, en la parte baja de la garganta y que, como ascendiendo por el cuello hasta nuestra psique, se transforma en sincera gota de lágrima emocionada en el caso del llanto; pero torna en pérfida gota de corrosiva impotencia en el caso de la indignación.

El hecho es que me vengo arriba escribiendo, espoleado por la indignación. Ésta, se va transmutando en dinamita verbal, a punto de estallar. La indignación así, se va transformando en violencia contenida que, mezclada con la impotencia, afortunadamente solo aciertan a sacar de mí palabras como éstas, torpemente entrelazadas.

Solo palabras pero eso sí, diríase con cierto aire de impotente revancha verbal; como un inocente alivio de una tensión inútil, o como un enconado deseo de escarmiento a no sé quién, y por no sé qué.

En esos momentos, casi en trance, sigo tecleando, y la indignación emerge sin remedio en forma de palabras ardientes, espesas, como lava. Poco a poco, ese verbo incandescente y caótico va tomando forma, como de grito escrito; una especie de alarido epistolar; algo así como una manifestación solitaria; como una impotencia potenciada.

No sé si servirán para algo útil, pero las voces surgen por sí mismas. Y llega un momento, que al ir poniendo orden en esa erupción de palabras solitarias y dispersas, se van aplacando aquellos ímpetus indignados que me impulsaron a escribirlas.

Y me funciona… porque creo que la indignación plasmada negro sobre blanco, ordena mis pulsiones peores, calma mis ardores justicieros, y satisface mis anhelos de implicación por las causas que me indignaron y me empujaron a escribir.

Así, como a parturienta a quien el fruto de sus entrañas irremisiblemente empuja a romper aguas; a mi, la indignación, inevitablemente me empuja a romper a escribir… O a llorar.

Antonio Rodríguez Miravete. Juntaletras

¡ Ay Pablo…!

¡Ay Pablo…! Es una pena, pero el castillo de naipes de tu variopinto partido se está desmoronando por sus flancos, debido a la estulticia de tus mediocres dirigentes; ofuscados, en los entresijos de un politiqueo inútil, estéril, y por completo, nefasto como ejemplo de actitud política…

Justo, a tu imagen y semejanza…

La caterva de piratas de todas las nacionalidades que tenías a tus órdenes, parece, que te están dando de la misma medicina que tú has repartido desde que te iniciaste en ésas, tus tan arteras artes políticas…

Imagínate, qué sucedería en cuanto tocárais pelo; en cuanto tuviérais poder de verdad… Tendríais que ir faca en ristre para protegeros los unos de los otros…. No habría yugular fuera del alcance de vuestros navajazos.

¡Ay Pablo…!

Esta traidora acción de demolición de tus sátrapas, espero que te sirva de escarmiento al demostrar, que esa especie de anarquía asamblearia que tú predicas; esa falta total de compromiso moral con la labor política; y esa total falta de respeto por tu nación y su bandera, por tu historia y tus compatriotas, son incompatibles con la lealtad, con la eficiencia, y con la honestidad…. Es decir: con la práctica de la política…

¡Ay Pablo…! es una verdadera lástima que no hayas utilizado tu innegable talento político con fines más altos y honrados; que no hayas puesto tu evidente intelecto al servicio de ideas decentes, pragmáticas y útiles, en vez de hacerlo al de sórdidas ideologías, que tú, bien sabes aciagas y fallidas a lo largo de la historia…

Con la de cosas que hay por hacer en esta gran nación en la que has tenido la suerte de nacer…

Y recuerda: “El que no quiere a su Madre, no quiere a nadie”

Y vosotros, pareciera que no tenéis Madre… No creéis en nada…

Yo, sí tengo Madre…

¡VIVA ESPAÑA…!

Antonio Rodríguez Miravete

El secuestrado

Al igual que tú, lector, ya no recuerdo casi.

Pero, en mi caso, se debe a que es demasiado el tiempo que estoy dentro de esta sentina apestosa y oscura, de tres metros por tres metros, justos… Mis sentidos están embotados unos, y exacerbados otros.

Embotados unos ya que, por ejemplo, tengo atrofiado el sentido del gusto debido a que no sé cuánto tiempo llevo comiendo lo mismo. Todos los días: un caldo asqueroso con cosas flotando, una manzana, dos vasos sin fregar con algo de agua o de leche y, curiosamente, un huevo… Siempre lo mismo.

Tampoco la vista me sirve casi para nada dado que, cual topo, la completa oscuridad ha acomodado mi vista a la ceguera total dentro de este sarcófago donde me encuentro. Tanto es así que, cuando mis raptores entran -no a limpiar, sino estrictamente a retirar mis excrecencias- al encender la rácana luz justo encima de mí, mis ojos se quiebran como cristal, impidiéndome ver dolorosa y momentáneamente.

Por otro lado, el sentido del tacto ha sido el que me ha permitido -al recorrerlo no sé cuántos cientos de veces- formarme una idea precisa del tipo de agujero vil donde me encuentro.

Estoy encerrado en el interior inmisericorde de un cubo hueco de hormigón, sin juntas ni fisuras; solo un minúsculo agujero de ventilación. Todo está completa y deliberadamente insonorizado y a oscuras. Este agujero es inexpugnable salvo que se consiga abrir -justo sobre mi cabeza- la blindada portezuela metálica, que sella el agujero circular de entrada, y que constituye la única forma de acceder a este inmundo cubículo; o de escapar de él.

Otro de mis sentidos que también se ha exacerbado es el oído… Dado el embargo sensorial al que estoy sometido, sorprendentemente, se me ha agudizado hasta alcanzar una sensibilidad asombrosa.

Puedo sentir hasta las minúsculas vibraciones, del ínfimo golpeteo de las patitas de las cucarachas, quienes constituyen mi única compañía y muchas veces mi distracción. Con frecuencia me entretengo contándolas, ubicándolas con precisión al escuchar el sutil tableteo de sus patitas alrededor mío.

También el sentido del olfato se me ha desarrollado con sutileza. Extrañamente, ya que -con ensañamiento- el cubo donde a diario cago, meo y con frecuencia vomito, a veces permanece conmigo durante días… He de reconocer que, con frecuencia, me entretengo también en diseccionar olfativamente esos pútridos olores que me rodean, los clasifico y, morbosamente, hasta intento definirlos cual experimentado y retorcido sumiller. Es algo así como un juego… un juego triste sí. Un juego macabro, quizá para mantener así una concentración que me impida ir perdiendo el juicio.

Estoy secuestrado, lo que ya no recuerdo es desde hace cuánto tiempo.

Ahí están, van a entrar. Los escucho apenas, y también creo que puedo casi olerlos pese a que todavía no han abierto la puerta; es chocante pensar que únicamente por el olor corporal podría identificar a cada uno de mis tres raptores, ya que siempre llevan en mi presencia un pasamontañas.

Al abrir la portezuela, de forma refleja, rápidamente se aparta con asco evidente una de esas caras con pasamontañas; el olor que asciende por el agujero es hediondo, insoportable… De repente, dejan caer una destartalada escalera; violenta y dolorosamente alguien me agarra con fuerza de los pelos, tirando de mí hacia arriba con la fuerza de sus dos brazos. Completamente cegado, y tras asomar por el agujero poco más que la cabeza, una tremenda ostia me está esperando, a la vez que unos gritos furibundos me confunden, hiriendo con su volumen y violencia mis oídos.

¡TXAKURRA, TXAKURRA…! En medio del ininteligible lenguaje que me aturde, apenas puedo distinguir las palabras “cagoendios” e “hijoputa”

Lo último que oigo es un tremendo estampido junto a mi cabeza; lo último que siento es una sensación de empujón a la vez que de vacío… Y un intenso calor en la parte izquierda de lo que queda de mi cabeza.

Ya no recuerdo nada mas…

Antonio Rodríguez Miravete